Amputaran la segunda pierna a la modelo que se contaminó de TSS con un tampón.

La joven padece ‘shock tóxico’, un trastorno causado por una toxina bacteriana que tiene una conexión directa con el mal uso de productos de higiene femenina

Lauren Wasser es una modelo californiana de 29 años que perdió una pierna debido al síndrome de shock tóxico (TSS) y que ha decidido demandar a la compañía que fabrica los tampones que usaba. El TSS es un trastorno poco frecuente provocado por la intoxicación con una toxina bacteriana que tiene una conexión con el uso de tampones. Puede producirse por vía cutánea (por ejemplo, cortes, quemaduras o cirugía), vaginal (tampones), o faríngea.

Los médicos han anunciado recientemente a Wasser que resulta “inevitable” perder la otra pierna. La modelo y activista tiene lesiones permanentes en su pie izquierdo, lo que, según los sanitarios, “inevitablemente” provocará la amputación de su segunda pierna. La joven ha anunciado la mala noticia en las redes sociales esta semana.

”Mi pie izquierdo tiene una úlcera abierta, sin talón y sin dedos”, confesó recientemente a la publicación InStyle. “Estoy sufriendo un dolor insoportable a diario. En unos meses, inevitablemente me amputarán la otra pierna y no hay nada que pueda hacer al respecto. Pero lo que puedo hacer es ayudar a asegurarme de que esto no le pase a los demás”, ha relatado.

Monday’s are for the savages! ????photo by my ❤️@camraface

A post shared by Lauren Wasser (@theimpossiblemuse) on

Wasser está presionando para que se promulgue una legislación que inste a los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos a realizar más investigaciones sobre si los productos de higiene femenina son seguros. Lamentablemente, el proyecto de ley propuesto ha sido rechazado por los políticos estadounidenses 10 veces.

El síndrome de shock tóxico puede causar que el cuerpo entre en shock séptico, un caso grave de sepsis, que puede causar múltiples fallos orgánicas y la muerte del tejido, lo que lleva a la pérdida de la extremidad. Wasser tenía 24 años cuando enfermó, en 2012, un día que comenzó como cualquier otro.

Fuente: www.lavanguardia.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *