Nuevo método para multar: señales de tráfico falsas para que acabes en calles prohibidas

El consistorio mantiene señales antiguas y coloca mal las nuevas para que no puedan ser visibles por los conductores y poder multarles.

El consistorio mantiene señales antiguas y coloca mal las nuevas

Una auténtica ratonera y de manera premeditada. El Ayuntamiento de Pamplona ha mantenido carteles antiguos durante meses para llevar a los conductores a calles prohibidas y poder así multar sin compasión a los conductores atrapados por la amabilización de Joseba Asirón y Armando Cuenca.

Además, la nueva señalización colocada en distintas calles de Pamplona se ha dispuesto de manera que los conductores no puedan verla hasta que toman la decisión equivocada de acceder a las calles donde espera la Policía Municipal para sancionar al conductor.

Para que no puedan ser visibles por los conductores y poder multarles.

Esto ocurre, al menos, a los conductores que circulan desde Pío XII en sentido centro de la ciudad. Desde el cruce con la avenida del Ejército comienza un vía crucis de desinformación y datos falsos para confundir y llevar a los vehículos a calles prohibidas.

Todas las imágenes de esta información se han tomado durante el mes de abril de 2018, siete meses después de que el cuatripartito nacionalista de Pamplona pusiera en marcha su plan para dificultar el acceso al centro de la ciudad a los ciudadanos.

Una autentica ratonera y de manera premeditada

La multa por circular por las calles de Pamplona que Asirón ha prohibido a los ciudadanos es de 90 euros. Durante semanas, este periódico ha comprobado filas de coches detenidos por los agentes siendo multado y esperando la ‘receta’ municipal en la calle Padre Moret (trasera del Parlamento), una vía de tres carriles por la que Asirón no quiere que nadie pase para llegar al centro.

La nueva señalizacion se ha dispuesto de manera que los conductores no puedan verla

Nada más acceder a la calle Navas de Tolosa desde Pío XII, una señal informa a los conductores que desde allí pueden acceder al aparcamiento de Baluarte, algo falso por varios motivos. En primer lugar porque ningún coche autorizado puede circular por la calle Padre Moret en su último tramo.

Y, además, porque Asirón prohibió también el acceso a este aparcamiento por la entrada de Yanguas y Miranda. Por lo tanto, esa señal no conduce a ninguna posibilidad de entrar al aparcamiento de Baluarte.

Hasta que acceden a las calles donde espera la Policía Municipal para sancionar al conductor.

En el caso de que los vehículos salieran a la avenida del Ejército por las calles Julián Arteaga o Sandoval, tampoco pueden acceder al aparcamiento de Baluarte porque el sentido del tráfico les lleva a la dirección contraria, bien a Pío XII (al punto desde el que accedieron a Navas de Tolosa) o bien a la avenida de Bayona.

Pocos metros más adelante los conductores tienen dos opciones, seguir por Navas de Tolosa o tomar la calle Padre Moret a la altura de las oficinas de atención al ciudadano de la Mancomunidad de la comarca de Pamplona.

La multa por circular por estas calles prohibidas a los ciudadanos es de 90 euros.

En ese punto, una nueva señal de Baluarte lleva al conductor de lleno a la calle prohibida (Padre Moret) donde le espera la Policía Municipal para sancionarle. Existe sólo una opción de evitar la sanción, pero la señal de prohibido a los vehículos no autorizados se ha colocado de manera irregular, justo después del último cruce con la calle Sandoval, por lo que ningún conductor puede ya tomar ninguna decisión de no seguir por esa vía.

La señal está colocada mal, ya que debería estar antes de la intersección, no después. Se trata, además, no de una señal de prohibido el paso general, sino que recoge distintas excepciones que sólo pueden ser consultadas cuando el conductor ya ha sobrepasado el cruce en cuestión.

Según los letrados, estas multas serían fácilmente recurribles al existir una "deficiente información" para los conductores.

Son señales colocadas erróneamente que evidencian el objetivo real de la amabilización de Asirón; desertizar el centro y multar a los ciudadanos.

MÁS SEÑALES INVISIBLES

En el caso de que el conductor hubiera tomado la decisión de circular por la calle Navas de Tolosa llega a la rotonda del hotel Tres Reyes. Ningún panel le informa en ese momento que no puede girar a la derecha por la calle José Alonso, ya que la señalización se ha colocado de tal manera que sólo puede ser visible para los conductores que llegan de frente a esa vía desde la calle Taconera.

Por lo tanto, decenas de conductores han accedido a calles prohibidas por las señales falsas o por la mala colocación de las nuevas, lo que les ha acarreado multas y sanciones de hasta 90 euros.

¡Sigue leyendo para conocer la noticia completa!

Según algunos letrados consultados, estas multas serían fácilmente recurribles al existir una «deficiente información» para los conductores.

El reglamento de circulación establece que las «señales deben poner en conocimiento de los usuarios de la vía las reglas de la calzada», algo que no ocurre en ningún en el caso de la amabilización de Asirón.

Desde el pasado mes de septiembre, el cuatripartito de Pamplona impuso sus nuevas normas para impedir el acceso al centro de la ciudad, algo que ha repercutido también de manera brutal en los comercios de la ciudad, que les llevó a una campaña contraria a la amabilización respondida con dureza por el ámbito abertzale.

 

Fuente: navarra.elespanol.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.